Seguridad y Protección de la Infancia

El Colegio Madrid Active School tiene en marcha una Política y Procedimientos de Seguridad y Protección de la Infancia.

La seguridad y el fomento del bienestar de los niños se refiere al proceso de proteger a los niños de los abusos o el abandono infantil, previniendo el deterioro de su salud o desarrollo, asegurando que los niños crezcan en circunstancias compatibles con la aportación de una atención segura y eficaz, y asumiendo esa función para que dichos niños tengan unas oportunidades de vida óptimas y puedan entrar con éxito en la edad adulta.

Nuestras políticas y procedimientos incluyen un protocolo de selección más seguro.

El compromiso de la escuela:

Nuestros principios fundamentales de seguridad son:

  • Declaración de principios: Reconocemos nuestra responsabilidad moral y legal de salvaguardar y promover el bienestar de todos los niños. Nos esforzamos por proporcionar un ambiente seguro y acogedor donde los niños son respetados y valorados. Estamos atentos a los signos de abuso y negligencia y seguimos nuestros procedimientos para asegurarnos de que los niños reciban apoyo, protección y justicia de manera efectiva.
  • Es responsabilidad de la escuela garantizar y promover el bienestar de los niños.
  • Los niños que son y se sienten seguros, tienen aprendizajes más exitosos.
  • Los representantes de toda la comunidad escolar de padres, personal y directivos participarán en el desarrollo y revisión de dicha política.
  • Estas políticas se revisarán anualmente, a menos que un incidente, una nueva legislación u orientación sugiera la necesidad de una fecha de revisión anticipada.
  • La escuela se asegurará de que el bienestar de los niños se tenga en cuenta de manera primordial al desarrollar y llevar a cabo todas las actividades escolares.
  • Todos los niños, independientemente de su edad, sexo, capacidades, cultura, raza, idioma, religión o identidad sexual, tienen los mismos derechos a la protección.
  • Todo el personal tiene la misma responsabilidad de actuar ante cualquier sospecha o revelación que pueda sugerir que un niño se encuentre en peligro de sufrir daños, de conformidad con la política y procedimientos de la escuela.
  • Todo el personal que participe en cuestiones relacionadas con la protección de los niños recibirá el apoyo adecuado del personal directivo de la escuela, que seguirá esta normativa al hacerlo.

Objetivos y procedimientos de nuestra política de seguridad y protección de los niños.

  • Proporcionar a todo el personal la información necesaria para que pueda cumplir con sus responsabilidades legales de promover y proteger el bienestar de los niños.
  • Asegurar una buena práctica constante en toda la escuela.
  • Demostrar el compromiso de la escuela con respecto a la protección de los niños.

Código de prácticas éticas para el personal de las escuelas

Todo el personal de la escuela son miembros valiosos de la comunidad escolar. Se espera que todos establezcan y mantengan los más altos estándares en su propio comportamiento, que trabajen como parte de un equipo y que sean un excelente modelo a seguir para nuestros niños.

Todo el personal de la escuela debería:

  • Poner la seguridad y el bienestar de los niños por encima de cualquier otra circunstancia.
  • Tratar a todos los miembros de la comunidad escolar, incluidos niños, padres, compañeros y directivos, con consideración y respeto.
  • Adherirse a los principios y procedimientos contenidos en la política de seguridad.
  • Tratar a cada niño como un individuo único y hacer ajustes para satisfacer sus necesidades individuales.
  • Demostrar una clara comprensión y compromiso con la práctica no discriminatoria.
  • Reconocer los desequilibrios de poder entre los niños y el personal, y los diferentes niveles de jerarquía del personal, y asegurar que el poder y la autoridad nunca se utilicen indebidamente.
  • Comprender que el personal de la escuela está en una posición de confianza y que las relaciones sexuales con un niño se consideran un delito penal.
  • Estar alerta y reportar apropiadamente cualquier comportamiento que pueda indicar que un niño está en riesgo de daño.
  • Animar a todos los niños a alcanzar su máximo potencial.
  • No tolerar nunca un comportamiento inapropiado de los niños o del personal.
  • Asumir la responsabilidad de su propio desarrollo profesional, de manera continua.
  • Abstenerse de cualquier acción que pueda desprestigiar a la escuela.
  • Valorarse a sí mismo y solicitar el apoyo apropiado para cualquier asunto que pudiera tener un efecto adverso en su práctica profesional.